Recomendaciones para un Halloween de miedo

Viendo que este año la cartelera no acompaña (ahí están las reviews de Paranormal activity 5 y Cuentos de Halloween como prueba), he decidido tirar de videoteca para diseñar estas diez (+1) propuestas de maratones de terror para todos los gustos. Algunas podrían entrar en varias categorías, pero voy a intentar no repetir para poder incluir más títulos (así que que nadie diga “¡No has puesto REC entre las mejores de la década! ¡Ni en las de cámara en mano!” No, porque está más abajo).

-Para los que los que le tienen alergia a lo viejo: las 5 mejores películas de los últimos dos años:

It follows

-La cumbre escarlata

The babadook

-Starry Eyes

-Ich seh, Ich seh

…y de los últimos 15:

-Expediente Warren /Insidious (mejor la primera, pero para gustos…)

Déjame entrar

-The descent

-28 días después

-Martyrs

-Para los cinéfilos: grandes directores que hicieron terror

-Psicosis

-La semilla del diablo

-El resplandor

-La hora del lobo

-Carrie

-La época dorada: terror de los 70-80

-Rojo oscuro

-La matanza de Texas

-Halloween

-Pesadilla en Elm Street

-Poltergeist

-El hombre de mimbre

-El exorcista

-Hellraiser

-La cosa

-El amanecer de los muertos (aka Zombi)

-Alien

-La profecía

… y esto podría ser un no parar.

-Para los aún más clásicos: terror de los 20-60

-Nosferatu

-La novia de Frankenstein

-Garras humanas

-Al morir la noche

-La noche de los muertos vivientes

-La casa encantada

-Drácula

-La gran incomprendida: terror de los 90

-Scream

-El sexto sentido

-La escalera de Jacob

-En la boca del miedo

-El último escalón

-Para los más animados: terror de dibujos

Pesadilla antes de Navidad / La novia cadáver (mucho mejor la primera)

-El alucinante mundo de Norman / Coraline

-El árbol de Halloween

Alice (ojo, no es para niños)

-Vampire hunter D: Bloodlust (y esta tampoco)

-Para los que les gusta lo éxotico: terror asiático.

-Shutter: el fotógrafo

-The ring: el círculo

-Onibaba

-El más allá

-Dark water

-Para los que ven la 2: mockumentaries y cámara en mano:

-El proyecto de la bruja de Blair

-Trollhunter

-La visita

-Grave encounters

-Paranormal activity

-Para los patriotas: terror en español

REC

-Los otros

-El espinazo del diablo

-¿Quién puede matar a un niño?

-No profanar el sueño de los muertos

Y por último, para los que no les gusta pasarlo mal, un poco de terror y humor

-El jovencito frankenstein

-Los cazafantasmas

-Terroríficamente muertos

-Bienvenidos a Zombieland

-Zombies Party

-La cabaña en el bosque

-Tucker y Dale vs evil

¡A pasarlo bien… o no!

Anuncios

Cuentos de Halloween

Título original: Tales of Halloween

Año: 2015

Géneros:  Terror.

Ficha en Imdb: http://www.imdb.com/title/tt4163020/

Ficha en Filmaffinity: http://www.filmaffinity.com/es/film977573.html

Sinopsis: Diez terroríficas historias se interconectan durante la noche de Halloween en un suburbio americano, donde demonios, extraterrestres, espectros y asesinos con hacha aparecen por una noche para aterrorizar a los residentes desprevenidos. (FILMAFFINITY)

Al pensar en una película de terror ambientada en Halloween y compuesta por segmentos cortos interconectados es inevitable tener como referente la divertida Truco o trato de 2007. El film de Michael Dougherty logró superar un arranque bastante tibio (en EEUU no llegó ni a estrenarse en cines) y, con el tiempo, ha alcanzado un estatus de culto para muchos fans del género por su descaro y su acertada ambientación. Ocho años más tarde, Cuentos de Halloween toma los mismos ingredientes y los lleva al extremo: en lugar de cuatro cortos nos ofrecen 10, el humor negro pasa de ser anecdótico a protagonista y los elementos sobrenaturales son estirados hasta lindar con la serie B más gamberra.

Por desgracia, a veces más termina siendo menos. Si bien todas las películas corales tienden a la irregularidad, con algunos segmentos más cuidados u originales que otros, Cuentos de Halloween está plagada de altibajos. Y la narrativa no acompaña: al contrario de lo que ocurría con Truco o trato, que contaba con la presencia del terrorífico (a la par que carismático) Sam para encadenar sus cuatro historias, la relación entre sus 10 cortos no se aprecia hasta el último de todos (y aun así no resulta especialmente convincente). Para colmo, algunos de los niños protagonistas repiten como extras en varios de ellos, por lo que es bastante fácil perderse intentando buscar un hilo conductor que resulta no existir. El hecho de que cada corto esté a cargo de un director distinto tampoco ayuda a homogeneizar el producto final: las diferencias de calidad en cuanto a narración, fotografía y ambientación son tan evidentes que muchos de ellos salen bastante mal parados de las comparaciones, si bien hay que reconocer que las transiciones entre cortos son rápidas y la película se pasa volando.

Dicho esto, y aunque hay algunos que merecen la pena, no hay ninguno brillante, y el nivel general es bastante bajo. Hay algunas buenas ideas ejecutadas con solvencia, otras buenas ideas muy mal ejecutadas y, directamente, ideas pésimas. El tono de humor negro que rodea el film tiende en demasiadas ocasiones a caer en el histrionismo y la exageración; si a eso se le añaden unos efectos especiales chapuceros (en unos casos más que en otros, ojo), unos efectos sonoros que no acompañan y lo reducido del metraje, muchas de las historias que podrían haber funcionado sobre el papel se quedan en nada, y las que ya de entrada no parecían muy prometedoras llegan a dar vergüenza ajena.

Cuando veáis lo que está mirando este señor tan simpático entenderéis de lo que hablo.

Por citar algún aspecto positivo, el elenco de actores que participan en la película incluye un buen puñado de caras conocidas del género, incluyendo cameos de tres leyendas de la talla de John Landis (Un hombre lobo americano en Londres), Stuart Gordon (Re-animator) y Joe Dante (Aullidos, Gremlins). Además, entre sus directores se encuentran algunos de los nombres propios del terror de la última década; lástima que sea precisamente Neil Marshall (probablemente el director con más talento de los que participan en la cinta, autor de las fantásticas Dog Soldiers y The descent) el encargado del flojo segmento que cierra la antología.

Cuentos de Halloween es, en definitiva, una película para ver sin más pretensiones que echarse unas risas entre amigos. Si te gustan las típicas pelis de terror que son tan malas que se vuelven buenas, estás de suerte. Si no, mejor vuelve a ver Truco o trato; no es perfecta, pero sí bastante superior a esta.

Nota final: Algunos de los cortos se llevarían un 2 y otros un 6, pero el tono general de la película es de 4’5.

Recomendable para: Fans del género, de los hongos alucinógenos, de la serie B más macarra o de que sus amigos normales no le vuelvan a hablar por obligarles a verla.

Jurassic World

Título original: Jurassic World

Año: 2015

Géneros: Aventura, fantástico, ciencia ficción

Ficha en Imdb: http://www.imdb.com/title/tt0369610/?ref_=fn_al_tt_1

Ficha en Filmaffinity: http://www.filmaffinity.com/es/film843613.html

El lanzamiento en formato doméstico de Jurassic World es una excusa tan buena como otra cualquiera para poder comentar el que sin duda ha sido el blockbuster del verano. Los números no mienten: la película ha sido un éxito rotundo, y tan solo el estreno de Star Wars VII en diciembre amenaza con derribarla de su trono en este 2015. Si a esto sumamos la sorprendente irrupción de Mad Max: Fury road en primavera (con unos resultados de taquilla mucho más discretos, pero aclamada de forma casi unánime por parte de crítica y público), la tendencia está clara: más que los reboots y remakes (casi siempre denostados por los fans de la cinta original) lo que ahora se llevan son los revivals, secuelas disfrazadas de remake que actualizan la saga pero mantienen su continuidad en lugar de tratar de reiniciarla. Y es que Hollywood ya se ha dado cuenta de que los reinicios no son una garantía de éxito en taquilla, y para colmo tienden a fracasar entre crítica y público.

El reto de resucitar un monstruo prehistórico parece pequeño en comparación con el de traer de vuelta fenómenos culturales de hace más de veinte años y conseguir que mantengan su frescor y atractivo. El producto final tiene que dirigirse por necesidad a dos públicos distintos: por un lado, los que crecieron con la original (y ojo con el fenómeno fan, porque puede ser un arma de doble filo); por otro, las nuevas generaciones, para quienes la nueva entrega debe funcionar como un producto autónomo. En definitiva, se busca que la cinta contenga las suficientes referencias como para que el factor nostalgia atraiga a la gente al cine, pero a la vez que resulte lo bastante atractivo para que quienes no han tenido contacto previo con la saga se interesen por ella y lo bastante sólido como para que funcione por sí sola sin considerar las precuelas. ¿Y qué tal se le ha dado a Jurassic World conciliar ambos grupos?

(Algo viejo, un dinosaurio. Algo nuevo, un peloto de cristal que gira con niños dentro. ¡Todos contentos!)

Pues muy bien en lo referente a atraer gente al cine, pero no tan bien en cuanto a lograr un producto sólido. Los guiños a la película original resultan emotivos sin saturar al espectador primerizo. Las ruinas del parque original, el uso de la célebre banda sonora de John Williams… todos esos detalles envuelven a la cinta de un aura casi mítico; incluso si no has visto las tres primeras, se intuye que detrás de todas referencias hay algo muy grande. En ese sentido, el equilibrio entre secuela / remake encubierto (Jurassic World 2 ya está en preparación) y producto autónomo es casi perfecto, y hasta mejora a las dos entregas anteriores de la franquicia. El problema real nace de la base más que de la ejecución: una dificultad compartida por las dos secuelas previas de la franquicia es que resulta muy difícil volver a contar una historia sobre dinosaurios que escapan al control de sus creadores sin perder la credibilidad (si a un zoo se le escapa un león y le meten un puro descomunal, ¿cuántas veces se le puede escapar a alguien un tiranosaurio antes de que lo manden a la cárcel o de que la gente decida que igual no es buena idea seguir yendo a ese sitio?). Jurassic world trata de solventar la papeleta mostrándonos un parque ya en funcionamiento, y la idea no es mala, pero el resultado tiene poco que ver con la grandiosidad de Jurassic Park: recicla algunas ideas de esta (la tensión entre naturaleza y humanidad, entre creador y ser creado, la ética del progreso científico exacerbado…) sin aportar nada nuevo y privándolas de toda profundidad en favor de una película de acción más desenfadada y ligera (algo que ya pasó en The lost world… y que tampoco funcionó). Este es el gran acierto y el gran error de la película: como cine de entretenimiento palomitero funciona muy bien pese sus enormes carencias narrativas (absolutamente nada de lo que ocurre desde la desaparición de I-rex tiene el más mínimo sentido), pero a la vez se condena a ser la sombra de la original. Más que eso: Jurassic World se recrea en su papel de sombra, convirtiendo premeditadamente al Indominus rex, ese híbrido creado para atraer gente al parque, en una parodia de la propia cinta. El público quiere más de lo mismo; no mejor, pero sí más grande y nuevo. Y eso es precisamente lo que Jurassic World ofrece. Algo parecido fue lo que se intentó hacer con el Spinosaurio de Jurassic park III, solo que entonces se cometieron dos pecados mortales: uno, que la película era mala a rabiar y no funcionaba ni como blockbuster, y dos, que se trató de encumbrar al nuevo monstruo a costa de despreciar y ridiculizar al T-rex, auténtico símbolo de la saga y dinosaurio favorito del público por excelencia.

(Este es mi barrio y aquí mando yo).

Esta vez se le ha dado la vuelta a la misma estrategia. ¿La gente quiere dinosaurios? Pues los convertimos en protagonistas absolutos. Ninguno de los personajes humanos está bien construido ni tiene una evolución coherente: los niños son insoportables, los secundarios, intrascendentes (con premio especial para el dueño del parque-barra-piloto de helicóptero de emergencia); Chris Pratt cumple en un rol más plano que el encefalograma de un fósil y Bryce Dallas Howard hace lo que puede como Claire, una mujer absorbida por su trabajo pero que no tiene ni idea de lo que pasa en su parque ni sabe gestionarlo y que tan pronto es una ejecutiva pija como una intrépida aventurera, entre otros sinsentidos. Los dinosaurios, por el contrario, manifiestan un desarrollo psicológico mucho más trabajado: los velocirraptores se replantean sus lealtades a lo largo de la película, mientras que el indominus sufre un conflicto interno por no conocer su lugar en el mundo. Suena a broma que los monstruos sean más humanos que los propios humanos, pero desde el punto de vista comercial tiene mucho sentido: los niños van a comprar más camisetas de Rexy que de Pratt, y los no tan niños se sienten mucho más identificados con el rugido del T-rex que con la moto de Starlord. Todo es puro fan service, un fan service ridículo desde el punto de vista lógico (de vergüenza ajena las miradita cómplice entre dinosaurios hacia el final), pero que de algún modo logra conectar con el público al cederle el manto de héroe al auténtico motivo por el que la gente va a ver la película: los dinosaurios. La evangelización del villano carismático, tanta veces vista en sagas fílmicas y literarias, llevada al extremo.

En definitiva, Jurassic World es un blockbuster capaz de contentar tanto a sus fans antiguos como a los nuevos. Pese a sus numerosas y evidentes lagunas narrativas, la película logra mantener el ritmo hasta el final y resulta ser un producto de entretenimiento bastante digno, aunque se queda en eso, en un ejercicio de entretenimiento puro que poco tiene que ver con el tono de la cinta original. El espectador medio disfrutará enormemente de una propuesta frenética cargada de acción; por su parte, el crítico más exigente tendrá que contentarse con una autorreferencialidad comedida y descarada a partes iguales y un interesante juego de inversión de roles entre monstruos y héroes que elevan la cinta por encima de la mediocridad habitual en este tipo de obras.

Nota: 6,5/10 (podría hasta subir al 7, según si ese día llevo una camiseta de velocirraptores o no).

Recomendable para: Fans de la saga, de los dinosaurios o de Chris Pratt y para cualquiera que quiera pasar un buen rato sin más pretensiones.

Paranormal Activity 5: La dimensión fantasma

Título original: Paranormal activity: The Ghost Dimension

Año: 2015

Géneros:  Terror, found footage.

Ficha en Imdb: http://www.imdb.com/title/tt1745787/

Ficha en Filmaffinity: http://www.filmaffinity.com/es/film109107.html

Cuando uno va al cine a ver la quinta entrega de una franquicia de terror ya debería ser consciente de lo que va a encontrarse: una premisa sobreexplotada, situaciones conocidas, personajes planos y sustos fáciles. Entretenimiento rápido para el espectador y dinero rápido para la productora, que suele rentabilizar al máximo inversiones mínimas. ¿Será Paranormal activity 5 la excepción que confirma la regla?

Pues no.

La última película de la saga se nos presentaba con el principal aliciente de cerrar los enigmas planteados en las anteriores, y hasta en eso resulta poco satisfactoria. Para el que no se haya perdido ya entre tanta secuela y spin-off, las explicaciones ofrecidas resultan insuficientes y un tanto arbitrarias, omitiendo a su antojo situaciones y hasta películas enteras. Y para el que no haya visto o no tenga frescas las anteriores, la mitología de la saga se convierte en un lastre que obliga a echar continuamente la vista atrás (¿Quién era esa? ¿Qué paso con la chica aquella? ¿Los de la familia esa se murieron al final o no? ¿Esto era de la segunda o de la tercera?), lo que hace que sea difícil valorar la cinta como producto autónomo (cosa lógica, porque no deja de ser el cierre de una pentalogía, pero que no deja de repercutir negativamente en el resultado final).

Por si fuera poco, el recurso del found footage o cámara en mano, seña de identidad por excelencia de la saga, se ha convertido con el tiempo en su mayor lastre. La necesidad de justificar el uso de cámaras por parte de los personajes da lugar a planos vacíos y decisiones argumentales poco creíbles. Es la técnica llevada al absurdo, el agotamiento de un formato que ya llevaba moribundo desde hacía años. Y hablando de recursos técnicos mal ejecutados, su 3d puede ser con diferencia el más vergonzoso que he visto jamás en un cine. Es de esos casos en los que resta más que suma, porque no puedes evitar que te saque de la película.

En definitiva, Paranormal Activity 5 supone un final gris a una saga que en realidad llevaba muchos años sin ofrecer nada reseñable. Su ritmo ágil y un par de sustos y alivios cómicos bien llevados hacen sobrellevable un título con muy pocas virtudes que destacar. Si, como es mi caso, sois capaces de disfrutar hasta del subproducto de terror más mediocre, se puede aceptar como guilty pleasure. Si no, huid como del demonio.

Nota final: 4/10

Recomendable para: Fans acérrimos de la saga que quieran ver su final. Si tenéis un plan mejor para Halloween, agarraos a ese otro plan y no miréis atrás.

Nota: Pude ver la película en el preestreno que se celebró ayer, jueves 22, en los cines Kinépolis de Madrid. No quiero cerrar la entrada sin dedicar unas palabras de agradecimiento a la productora y a la organización del evento: la ambientación (la puerta del cine estaba decorada como el portal de la película, y además había actrices caracterizadas dando sustos a los espectadores) contribuyó mucho a que la experiencia final fuese más que disfrutable.